Behobia-San Sebastián 14-11-2021

Y allí estaba, 2 años después preparado para correr una de las carreras con más animación de la península. Indudablemente nada tenía que ver la anterior participación con esta, donde llegaba con un pésimo estado de forma y peor incluso estado anímico.

Decidí inscribirme precisamente buscando un poco de luz ante una situación que me ahondaba en un foso oscuro.

Todos los entrenamientos previos a la prueba habían sido nefastos. Cuando no volvía a padecer de la tripa, las piernas no me iban, por no decir que siempre ando equipado con carro simple o doble para simultanear mi tareas paternales. En el último mes habré pinchado unas cuatro ruedas… casi una por salida.

Con esta previa me presentaba en una Behobia plagada de gente llenos de nerviosismo y animación. En primer lugar me abrumaba mucho la situación, recordad que venimos de una pandemia donde las grandes agrupaciones han estado prohibidas.

Había cogido dorsal blanco (de 2 horas) ya que predeciblemente haría un tiempo superior.

Pude coincidir con Pepe Fascila y Javi Loza en la previa de la carrera y me hizo una gran ilusión. Hacía una barbaridad de tiempo que no los veía y nos pusimos un poco al día. Ellos empezarían algo antes por lo que les acompañé en el calentamiento y se marcharon para la salida.

Loza me pronosticó un tiempo de 1h50 y le negué rotundamente con la cabeza.

Con mucho tiempo de antelación, andaba calentando para no quedarme frío. Mi salida era a las 11:20 y había llegado más de 1 hora antes. Me dió tiempo a cruzar a la parte francesa y ver desde el otro lado del río la salida de los primeros.

En tanto, la gente empezaba a bailar con las canciones que sonaban en los altavoces. Impregnaba alegría y diversión. Algo que hacía tiempo que no sentía. A ritmo golpeabamos la palmas de nuestras manos y nos calentabamos.

Nos acercamos a nuestra salida, en el cajón me encontré con un chico de Tarragona, Txema Ferrer que era su primera Behobia y nos habíamos escrito en la previa. Según me contó después quedó encantado con la carrera.

Arrancó puntual tras la cuenta atrás, y por fin estaba corriendo de nuevo una Behobia. Todo empezó a pintar bien. Recuerdos todos buenos. Anteriores pruebas, la propia Behobia, la media de Irun, Donosti-Hondarribi por Pasajes.. y el ambiente que te llevaba solo.

Casi sin darme cuenta estábamos en la primera gran cuesta, la del km 6 que parece interminable. La temperatura era ideal, así que la moto no se calentó. Subí al tran-tran sin importarme mucho el ritmo. Respiración y cabeza. Es curioso que no teniendo la cabeza en su sitio en este momento, hoy se ha comportado como un patrón de barco, centrada a la perfección y equilibrando la balanza de fuerza.

km 10, y pronóstico de 1h50 si seguía a ese ritmo. Aunque había abusado en las bajadas con lo de dejarme caer y me fatigé un poco, por lo que pensé en mantener el ritmo.

El paso por Lezo y Pasajes con una buena ración de toboganes iba debilitando mis fuerzas. Además se notaba que llevaba tiempo sin hacer distancias superiores a 14 km.

Con la hoja de ruta marcada y ya por el km 18 todo iba según lo previsto. Con algunos segundos de margen para llegar al tiempo marcado. Pero se me empezó a gastar la gasolina y no pude más que mantener el ritmo a duras penas.

Con algo de mareo y alentado por el griterío de los espectadores en el bulevar, me acordé de aquel chico que perdió la vida en una Behobia en los últimos metros. Que no estamos para tonterías.

Así entre en meta en un tiempo de 1h50, algo aturdido pero de una manera necesaria. Había disfrutado de volver a sentirme corredor y había recuperado la receta para sentirme mejor.

Un comentario sobre “Behobia-San Sebastián 14-11-2021

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s