Burriac Atac Villasar de Mar, Barcelona 07/09/2019

Burriac Atac no es una prueba más. Es el evento deportivo del año en Villasar de Mar. No en vano, este año la han incluido en la liga catalana de carreras de montaña.

Conocí esta carrera gracias a Mary Gonzalez Reina, la fundadora del artedecorrer, empresa que diseñó las camisetas de ArrokasFamily y Beer Walkers/ Runners Logroño entre otros. Al pasar tantos días hablando con ella, decidimos que le debíamos una visita, y que mejor escusa que buscar una carrera en su pueblo.

A pesar de que estamos realizando muchos viajes este año, se nos apreta la agenda y se nos vacía la cartera, esta cita estaba marcada en el calendario y no podíamos dejar de asistir. Salimos el Viernes haciendo escala en un pueblecito de Tarragona, Prrades. Sumergido entre montañas, habíamos reservado una parcela en el camping Prades Park. Era un camping con muchos servicios, animaciones, pistas deportivas, pero desgraciadamente nosotros estamos de paso y poco pudimos disfrutar.

A la mañana siguiente tomamos dirección Barcelona, y a 20 km, se encontraría la población de Villasar de Mar, donde se disputaría la prueba a la tarde. Allí, nos habíamos cogido una noche de hotel, ya que las horas a las que acabaría la prueba, no serían para que Oni e Iker me estuvieran esperando.

A esta carrera había «engañado» a Iñaki’ un Beer Runner de Bilbao que pasaba sus vacaciones por allí. En su penúltimo día de vacaciones aprovecharía para disputar esta prueba conmigo. A la tarde nos juntamos todos y tomamos un refresco en un chiringuito de playa.

La carrera daba comienzo a las 21:00. Se respiraba un ambiente descomunal. Batucadas por la calle, todo el mundo animando. Era una fiesta. Cerca de 600 corredores por la calle con sus frontales locos de emoción. Hacia tiempo que no veía tal animación en una carrera. Bengalas, todos los niños deseosos de chocar la mano con los corredores.

Conseguí ver a Iñaki y salir los 2 primeros kilómetros juntos, a pesar de que continuamente me dijera que me fuera más adelante. Arranque tranquilo, no tenía ninguna prisa. No pretendía quemarme, y más en una prueba que a priori parecía dura , y con una Maratón a la semana que viene.

Mi elección de zapatillas fueron unas de taco que tenía reservadas para día de barro. Casi todas las carreras de monte las hago con zapatillas de asfalto. Y en esta ocasión, por el mucho respeto que le tenía al terreno, opté por estas. Al principio pensé que me había equivocado. 5 km todo de asfalto, continua pendiente, aunque nada de tierra. Pero esto no era nada para lo que nos esperaba.

Seguiamos subiendo y veíamos desde la lejanía el castillo de Burriac iluminado. Te hacía pensar.. hasta ahí subiré?? Pues si.. después de unos cuantos tramos de trialeras subes y bajas y algo de atasco en algunas zonas. Conseguimos llegar al castillo de Burriac. Todo bien iluminado y de fondo una ciudad iluminada, la inmensidad del mar bajo la luz de de la luna. Una pasada.

En mi cabeza se había dibujado un planing muy diferente a lo vivido en la realidad. Las matemáticas me fallaron. Habiamos subido al castillo, objetivo de la prueba, estábamos en el km 9 y la carrera era de 19 km.. solo quedaba bajar y terminar con una sonrisa. Para nada!!

Después del km 9, se procedían una serie de trialeras sube baja mucho más técnicas y duras. Las piernas ya más cansadas daban lo que daban. Era imposible en ocasiones trotar, y tuve que ayudarme de los brazos en rodillas para poder continuar. Se me hizo muy duro hasta el km 14. Algunos tramos apenas cabía la zapatilla en el estrecho paso, y peligraba alguna torcedura de tobillo.

En el 14 había un avituallamiento que me dio la vida. Con bastantes alimentos y sobretodo un tiro de cerveza. Me lancé a el como agua en el desierto. Aquí pude recuperar y ya si, tocaba bajar.

Esta vez el descenso era algo más técnico que la subida del inicio. Con varios saltos por pasos de agua, apoyados por piedras o palets.

El final era en la playa, con un paso muy chulo sobre la arena que encaminaba unas antorchas. La gente animaba sin cesar, a nuestra llegada nos esperaba cerveza fresca, sandía y un bocata de butifarra. Casi nada. Allí me encontré con la familia de Iñaki que estaban esperándole. Aguarde unos minutos, pero al poco les escribió y les dijo que le quedaban unos 4 km todavía. Así que marché para el hotel para mi encuentro con Iker y Oni. Como tiempo final de la carrera hice 2h 37′ 08″ y una posición 195/550. No está nada mal, para la dureza de la prueba. Con los tiempos de corte se puede ver como fui de menos a más, adelantando puestos en todos los tramos.

En resumen, una carrera muy animada, promovida por el pueblo, en especial por el equipo elspiris. Donde todo el mundo se involucraba y hacia un ambiente espectacular. Cuando terminé pasé por el ayuntamiento y la gente que tomaba una cerveza en las terrazas me preguntaba.. las has terminado? A la par que aplaudían.

Como colofón en el bolsa de carrera nos regalaron una camiseta y un cortavientos supermolon con el perfil de la prueba dibujado.

2 comentarios sobre “Burriac Atac Villasar de Mar, Barcelona 07/09/2019

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s