Media Maratón de Palencia 08/03/2020

Por fin retomamos el reto de las medias de provincia de España. Lo cierto es que ya quedan muy pocas, y cada vez es más complicado, no solo por la logística familiar, que siempre nos acabamos adaptando, si no porque van quedando las más lejanas. Palencia sería la última de las cercanas. A tan solo 2 horas de camino de Logroño, permitía ir y volver en el día, o hacer una noche pero sin prisas en el viaje, ni cansancio a la vuelta.

https://arrokablog.wordpress.com/el-reto/

Hace 2 años ya estuve inscrito a esta prueba, pero venía de correr la Maratón de Berlín y justo el Sabado habia hecho la kosta Krossa de Getaria. Mucha paliza, finalmente decidí aplazar la cita.

Así que este año, parecía que se alineaban los astros para poder poner otra chincheta en el mapa, y ya van 46.

Decidimos cogernos un hotel en el centro de precio muy reducido. Hay que ajustar la economía para lo que nos viene. Por 30€ dormimos los 3, en una espaciosa habitación. Hotel Monclus se hacia llamar. Aunque era muy antiguo, estaba limpio y bastante acogedor.

El Sabado hicimos algo de turismo por la ciudad. No había mucho ambiente a excepción de la calle mayor, donde los comercios estaban abiertos y se veía algo de movimiento. La ciudad tiene avenidas paralelas al río, y con unos bonitos jardines y puentes que la hace especial para las prácticas deportivas.

Recogimos el dorsal, y nos acomodamos en el hotel, esperando pasar una noche reparadora.

A la mañana siguiente, después de desayunar coincidimos con Kike Nuñez de Bilbao. Otro Beer Runners que también está liado con el reto de las medias de provincia. Venia de hacer la Maratón de Castellón y pensé que me podía acomplar a su ritmo, que en principio pretendía ser de 1h45.

También coincidimos con miembros de Beer Runners de Burgos, y con Ángel un bloguero que nos seguimos mutuamente desde hace años, y que finalmente conseguimos coincidir. Su blog, una adición innecesaria, siempre deja buenas lecturas.

https://adiccioninnecesaria42.wordpress.com

entre blogueros andaba la cosa, cuando también me encontré con Felix «Karpov» que nuevamente volvíamos a coincidir como habíamos acordado la semana pasada. Un honor aparecer en su crónica de la media del camino, y aquí os dejo también su blog para el que no lo conozca.

https://karpov-briviesca.blogspot.com/?m=1

Y por último un triatleta de Logroño, Toño, que este mismo día, por amigos comunes, supimos de nuestra participación.

Así todos en la salida, nos encontrábamos nuevamente ante mi distancia favorita. 21,097 km.

Habia acordado con Oni, que metros después de la salida, me dejara preparado el carro de Iker para correr con el. Si, esta sería una nueva media que correríamos juntos. Y es que es lo mejor.

El 90% de los entrenamientos los hacemos juntos (o con Lau), es una manera de liberar a su Ama, al menos durante casi 2 horas, de su «mamitis» que tiene tan arraigada. Y por supuesto, me encanta correr con mi hijo.

Kike Nuñez iba a mi lado. También estaba toda su familia en la carrera. Como comentamos intentaríamos ir juntos. Salimos bastante atrás, lo que dificultó adelantar un vez que teníamos el carro en nuestro poder.

Pequeños tapones que me hacían dar acelerones nada apropiados. Kike me seguía religiosamente.

El circuito costaba de dos vueltas, donde un tramo transcurría por una zona sin casas ni animación, algo desolador. En la primera vuelta, lo pasamos con ligereza pero en la segunda se haría muy pesado.

Realmente fue a raíz de la segunda vuelta cuando las fuerzas empezaron a flojear. Kike que tenía más caja que yo, tiraba un poco de mi, al revés que nos pasó en Lleida. Pero esta vez, le dije que se fuera, no quería ser un remolque.

A lo tonto, a lo tonto, conseguimos pasar el globo de la 1h45, en este grupete iban Toño y Felix. Lo que nos aseguraba el objetivo marcado. Pero con todo y con eso, se me hizo muy dura la carrera.

la gente nos animaba, algo escuché sobre un récord de un carro, y es que había uno delante mía con un carro Thule (igual que el nuestro) corriendo a muy buenos ritmos. Supongo que se referían a el, creo que sería algún local que corría con su hijo también.

Kike me sacaba unos 100 metros, aunque supongo que podría haber apretado y acercarme a el, al ir con Iker, no quería hacer el tonto. Regular mis fuerzas era mi objetivo.

Miraba de reojo para evitar que me adelantara el globo de 1h45 (hubiera sido un bajón). Quedaban pocos kilómetros, a no ser que pinchara lo tenía hecho.

Lo más bonito de la carrera sin duda ese km 19 por la calle mayor. Bastante emocionante.

Paso por meta, saludo a Oni antes de entrar. Iker esta aplaudiendo. Todo el mundo se enamora de él. Algo me dice la organización sobre el carro. Lo siento, ya me imagino que no esta en vuestras bases correr con carros. Hago lo posible por no entorpecer en la carrera con el, ni en la salida. De todas formas, gracias por no descalificarme. Ojalá todas las carreras fueran como la media de Lleida que promovían correr con carro.. si el circuito lo permite, ¿Por qué no? No somos delincuentes.

Agradecer todos los apoyos recibidos desde fuera, en especial a mi querida esposa. Espero que os haya gustado esta crónica «En caliente». La próxima Badajoz.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s