Chibertrail Anglet, Bayona 23/02/2020

Recuperando las buenas costumbres de buscar carreras diferentes, donde la motivación por participar en ellas, no es hacer tu mejor tiempo, ni la cercanía a casa, o porque van todos tus amigos. Eligo estas carreras porque son especialmente bonitas, se hacen en pequeños pueblos que se involucran mucho y tienen un factor sorpresa al ser la primera edición que participo.

El Sábado era el cumpleaños de Oni, y no podía buscar una carrera que fuera muy lejos. Tenia que ser algo asequible en distancia, que me permitiera ir y volver en el día. Por ello, empecé la búsqueda por la cercanía de los pueblos de Getaria. Al entrar en la página de las pruebas de Aquitania se me enciendio la luz. Leí: Cerveza, Correr, Trail y buen ambiente. Ya había elegido. Además, la prueba era en un pueblo pegado a Bayona, Anglet. Que no está a más de 50 minutos de Getaria.

En esto, que estaba leyendo la info de la carrera, donde indicaba la posibilidad de hacerla por relevos, en equipos etc.. y me escribió Iñakitxu de Bilbao. Ahora mismo no se que me queria preguntar.. pero la conversación acabó convenciendole para que me acompañara a la Chibertrail.

Con una página de Facebook bastante actualizada y una web muy visible, nos resultó muy fácil enterarnos de cómo iba todo. Habia varias pruebas, el sábado unos 10K nocturnos y con una carrera de relevos con cervezas. El domingo, sería el turno para las carreras diurnas, en un recorrido de 10k. Donde podríamos hacer 1 vuelta, (10k) 2 vueltas (20k) y 2 vueltas por relevos. Iñaki y yo nos apuntamos a la última.

Iñaki vendría desde Bilbao, por lo que decidió ir el día de antes para evitar darse el madrugón. Fue con toda la familia y me iba comentando todo en la previa. Yo pensé irme también la noche de antes y dormir en la furgo, pero a medida que se hacia más tarde, y sabiendo lo cerca que estaba, decidí madrugar un poquito y dormir en casa.

Hacia algo de bruma y humedad, pero la temperatura era agradable para correr, entorno a 12 grados. La estrategia de carrera era, primero salir Iñaki en la primera vuelta y que me diera el relevo.

La primera salida era a las 9:00. Saldrían los corredores que hacían los 20k y los de los relevos. A las 9:20 saldrían los corredores de los 10K. Mientras que los relevos saldríamos según fuera llegando nuestro compañero de equipo.

Decir, que nos registramos los dos como Beer Runners Logroño. Que al fin y al cabo es una de las camisetas que tenemos en común.

Le di un pronóstico de unos 50 minutos a Iñaki, y mientras me fui a cambiar y a calentar.

Mientras le esperaba observaba como iban llegando los corredores y me impacientaba más y más.

Por fin llegó Iñaki cerca de la 1 hora y me dio el portadorsal. Me aviso de algunas cuestas y me lancé.

El recorrido era por un bosque muy al estilo Landas. Con arena de playa, algo de barro y con poco desnivel. Pinos de gran envergadura, que hacían una senda frondosa y agradable de pasear.

Mi misión era adelantar a todos los que pudiera, y que no me cogieran los otros de los relevos. Por el kilómetro 2, me adelantó un relevo, bajaba como una moto. Intenté seguirle pero fue imposible. Le guardé la distancia durante algún tiempo pero al final se me fue. Tengo que decir, que fue el único que me adelantó. El resto fui rebasando a los de la prueba de 10k, los de 20k y algun relevo.

El recorrido era sumamente precioso. Un arbolado trayecto con trialeras muy bien acondicionadas para correr. Muy corrible como se preveía en los videos que habían colgado la organización. Terreno muy blando, nada de sufrimiento para las articulaciones, y en algunos tramos de bajada que daba la sensación de flotar.

Normalmente a los corredores de asfalto no le gustan hacer trail, porque son terrenos muy duros y no consiguen mantener el ritmo. En esta prueba, creo que cualquier corredor de asfalto podría engancharse al trail. Muy muy llevadera. Tanto es así, que sin estar en forma me salieron ritmos de 5’/Km.

En la llegada a meta me esperaba Iñaki, ya en vaqueros, preparado para entrar conmigo por debajo del arco.

Habia marcado un tiempo de 46 minutos, bastante rápido, aunque realmente no había mirado el reloj hasta entonces. Al final, posición 15/23 con un tiempo total de 1h44’59» en el relevo.

Después de la llegada, tomamos un cerveza y me fui hacia la ducha. Eso si, con agua caliente. Merci beaucoup Chibertrail.

Una vez aseados, nos fuimos a Bayona a dar un paseo por la ciudad y disfrutar del soleado día que había quedado.

En resumen la Chibertrail es una prueba que tiene mucha oferta de distancias, un recorrido espectacular, muy fácil de correr y que hace que disfrutes desde el primer minuto, sin apenas desnivel acumulado.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s