Media Maratón Trail Flysh de Zumaia 23/06/2019

Como colofón a una primera mitad de año muy buena y productiva en lo que a carreras se refiere, había planeado dejar el listón bien alto con una de mis pruebas favoritas. «El Flysh de Zumaia». Ya era mi tercera participación, y aunque esto no te asegura nada, te da más tranquilidad el conocer el recorrido. De hecho, tuve dudas de si hacer la maraton en vez de la media, pero al final opté por lo más sensato, y la distancia que más disfruto.

Coincidiendo con el inicio de mis vacaciones, y con ensayos y conciertos que tenia Oni en Getaria, organizamos la carrera. Llevaba buenos entrenos acuestas, aunque si bien es cierto, más de asfalto y llano, que de monte. Habia hecho un par de pruebas (Pagoeta y Montes de Toledo) que algo me habían puesto a tono, pero el Flysh es mucho Flysh.

Viernes y Sabado habia hecho dos tiraditas hasta Zarauz con Iker, a un ritmo más que decente de 5min/km. Posiblemente nada apropiado para un runners aficionado que tiene que hacer una media de montaña el Domingo. Pero como me describí en la introducción de mi blog hace años, mis entrenamientos son atípicos y no cumplen con lo reglamentario, y mientras no me rompa, seguiré siendo «La Roca».

La noche había sido calurosa. Cuando cogí la furgoneta para ir hacia Zumaia marcaba 27°C. Luego escuché a un paisano que decía que está noche habia sido de calor, pero que a la mañana se había levantado algo de aire y bajarian 5°C. Aún así, bastante calor. Sin mochila de hidratación que me la había dejado en casa.

Fui notando detalles que mejoraban ediciones anteriores. Desde la línea de salida teníamos un pantallón donde veíamos a los corredores de la maratón y cadetes que habían salido antes que nosotros. A nuestra espalda estaba un grupo de corredores con palos muy largos. Eran los ciegos y sus guías que tambien participarían en la modalidad de media maratón. Habitullamientos cada 5 km o menos, con agua bebida isotónica y algo de fruta o frutos secos. Por todo el recorrido siempre se veía gente animando y gritando. Joder! Que diferencia, así da gusto. Acostumbrado a correr en algunas carreras de Rioja u otras comunidades donde el ambiente es muy escaso, a excepción de la entrada en meta. (Y depende del tiempo que hagas).

La carrera. Salimos a las 9 y pico. Algo retrasados sobre la hora programada 9:15. Antes de la salida habían hecho una grabación sonora de una mujer como si fuera la madre Flysh y nos hablara a los corredores. Todo muy bien montado.

Salí en la cola de la carrera para buscar mi sensaciones. El primer km transcurre por Zumaia, dando un ligero rodeo. Viene muy bien para calentar las piernas y colocar a los corredores en su sitio. Transcurrido los 2 km primeros salimos de Zumaia, y empiezan los atascos. Al ponerme atrás tenía que ir al ritmo de los últimos, pero no me importaba. Hacia calor, y tenía que regular para no pegarme un calentón.

La verdad es que los primeros 9 km se me pasaron súper rápido. No aceleraba mucho en las bajadas, pero subía muy decentemente. De hecho, creo que es la mejor carrera que he hecho subiendo. Seguramente sería porque al no correr muy rápido en las bajadas (como suelo hacer) me quedaba bastante fuelle para subir. Intenté mantener el trote hasta que las fuerzas me pidieran andar.

Por el km 11 bajamos al Flysh en el mar, marea baja y casi tocamos agua. Una gozada. Ahora tocaba vuelta y en mente la ansiada cuesta del km 20, nuestra pequeña Zegama.

Seguía disfrutando del ritmo, los caminos que recorría los conocía bastante bien, y es que suelo entrenar por aquí. La gente animaba, una chica con un listado en mano gritó mi nombre. ¡Vamos Enrique! Grandes detalles.

En km 17 ya notaba que las fuerzas flojeaban, miraba el reloj y sabía que estaba haciendo buena carrera. Rondaría las 2h20 si no pasaba nada, algo mejor que las dos ediciones anteriores. Pero quedaba la propina.

Foto: Ramón Ferrer

Km 20, después de pasar la hermita de San Telmo, ya por aquí andando, bajamos al pueblo y en la rotonda nos hacen tirar para arriba. Todo tuyo!

Me lo tomo con tranquilidad. Subo andando intentado disfrutar del momento. Creo que para los corredores mortales, este puede ser nuestro momento más Zegama. Y es que es una cuesta tremenda, donde todo el mundo te jalea y te anima. Piel de gallina.

Y después de la propina, queda 1 km de bajada hasta la meta. Dejarse caer y disfrutar. Siempre me pasa que en la entrada en meta del Flysh entro a fuego. Y hoy no iba a ser menos.

Entro en meta, mirando al cielo. Me acuerdo de todos los que me permiten hacer este deporte y ser feliz.

2h 19 min. 123/501 posicion. Mejoré el tiempo de las dos ediciones anteriores, sin forzar, más tranquilo, subiendo mejor. Como dice Oni, estas aprendiendo a correr. No está mal, después de la 89 media maraton ya tocaba.

2 comentarios sobre “Media Maratón Trail Flysh de Zumaia 23/06/2019

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s