Maraton de Málaga 04 / 12 / 2016

Saliente de una lesión, y bajo la supervision del fisio viajamos a Malaga para ver que nos deparaba su Maratón.

Hicimos el viaje en avión pensando en el dolor de piernas del regreso tras la maratón y la distancia de la capital malagueña de Logroño. Como compañeros de viaje teníamos a Pepe y a su mujer que viajaron junto a Oni y yo.

En la llegada y recogida del dorsal el sábado, la ciudad ya nos daba su primer saludo. Unas gotas de lluvia que nos mojaban y hacían el camino más complicado.

img-20161203-wa0012La recogida del dorsal, en un pabellón a las afueras de la ciudad,  también hacia pensar en que se trataba de una maratón mucho más pobre a las ya conocidas de Donosti, Sevilla o Valencia. Una triste bolsa de corredor y a casa.

La noche de antes de la maraton no paró de llover y cuando nos levantamos estaba la ciudad inundada.

Nos acercamos puntuales a la salida que comenzaba a.laa 9:00 de la mañana. Los corredores desesperados se refugiaban en portales o zonas donde la lluvia no les calase totalmente.


La organización avisó que se retrasaría la maraton unos 45 minutos, aunque no era seguro su comienzo. Los corredores permanecieron cercanos a la meta ante el diluvio que se avecinaba. Parados y tiritando.

A las 9:45 por fin, avisaron por mensajería que la maratón se cancelaria y todos los corredores volvían a sus casas y hoteles decepcionados.

Pepe y yo, decidimos hacer unos 23 km por nuestra cuenta por el paseo marítimo, ya que no estábamos dispuestos a irnos de Málaga sin correr y así por lo menos podría quitarme la espina de correr una media maratón en Málaga y continuar con el reto.

La lluvia no cesó, pero nosotros tampoco de correr y lo cierto que disfrutamos bastante y a ninguno de los dos nos hubiera importado realizar la maratón siempre y cuando hubieran cambiado el recorrido por calles que no estuvieran inundadas.

Terminamos la vuelta con un tiempo de 2horas a ritmo de maratón como dice Pepe.

Sobre la lesión, decir, que ni presencia, siendo precavido a nivel de ritmos, y de otras medidas.. medias compresores ect.

Al día siguiente, decidí probarme de nuevo, y dado que el ritmo me lo permitía y el día había mejorado hicimos otra media maratón y así completamos la distancia de los 42 km en dos días . Esta vuelta fue todavía más bonita, por la playa de la Malagueta y cruzando toda la costa malagueña. Nos cruzamos con multitud de corredores y todos con la misma expresión en la cara.. No pudo ser!

La organización horas después daba algunas soluciones ante el tema de la inscripción, pero no eran válidas para nosotros.

Sabemos que ante la fuerza de la naturaleza no se puede hacer nada, y que lo más lógico es que la cancelarán. Pero lo que pedíamos era que nos lo hubieran informado antes y no morir de frío ante la espera y que la decisión del reembolso o cambio de la inscripción la hubieran comunicado tras la cancelación  de la prueba y no que ahora parece que están jugando a ver lo que pasa.

En fin, yo me quedo con lo positivo, disfrutar de la buena compañía con  Pepe y su mujer y Oni. De probar los espetos en la playa y de toda la gastronomía . Además de reencontrarme con mi amiga Jessy que hacía ya algunos meses que no nos veíamos. De completar otra media maratón, por partida doble en una nueva capital. Y de sentirme recuperado de la lesión en un tiempo récord.

Con todo ello, nos volvemos a casa, pero nunca con las manos vacías, sino con un saco de experiencias.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s