35 MARATÓN VALENCIA TRINIDAD ALFONSO, 15.11.2015

Pasados 365 días, y tras haber vivido una gran experiencia, dos corredores imperiales se disponían, por segundo año consecutivo, a correr la media maraton de Valencia, reconocida como la más rápida y con mayor participación dentro del calendario nacional.

Llegábamos por separado a la capital del Turia, donde nos recibiría otro integrante del equipo, que esta vez, no pudo disputar la prueba por problemas físicos.

El sábado quedábamos para charlar, tomar una horchata muy típica por allí, y ver los objetivos y tácticas de carrera que cada uno seguiremos al día siguiente durante la prueba.

Con los nervios a flor de piel, como es habitual antes de una prueba tan exigente, nos dirigíamos a descansar, para así, el domingo intentar dar lo mejor de sí mismo.

Amanecía temprano el domingo, con una temperatura muy agradable, y nos disponíamos a desayunar y a preparar la ropa y material necesario para la carrera. Nos dirigíamos a la zona de salida, donde nos encontramos con hermanos macoteranos, y donde una vez más, cambiamos impresiones.

Poco a poco, nos íbamos colocando en los respectivos cajones de salida, lugar donde a las 8.55h dio lugar a un emotivo minuto de silencio en memoria de las víctimas de los atentados de París.

A las 9.00, muy puntual, se daba el pistoletazo de salida, fue el momento donde más de 16.000 corredores, se disponían a cruzar la ciudad de Valencia, momento en el que cada uno, arropado por miles de aficionados debía completar la exigente distancia del maraton.

El primero de ellos, fue a ritmos muy constantes hasta el km 32, que debido al calor y deshidratación tuvo que aflojar el ritmo considerablemente para poder terminar la prueba, el segundo de ellos, no tuvo buenas sensaciones desde el primer tercio de carrera, debido a un dolor estomacal. Tuvo que parar en contadas ocasiones, pero finalmente volvió a correr a ritmos iguales que al inicio, lo que afirmaba su recuperación.  

Ciertamente, a pesar del sufrimiento, la gente se agolpaba en las avenidas y te llevaban a meta en volandas, entre ellos, se encontraban nuestros aficionados y familiares, que no cesaron de animar en varios puntos del recorrido.

Finalmente el objetivo se llevó a cabo, cruzar la meta enteros y habiendo disfrutado enormemente de una maraton muy bonita, y como buena maraton, del sufrimiento que ello requiere para concluirla.

Agradecer enormemente a la organización, voluntarios y a todo el mundo que hizo este evento posible, y con muchas ganas de seguir superandose y llevando a cabo pruebas de este tipo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s