RIOJA WINE ULTRATRAIL 17,18 y 19 DE ABRIL

Hemos hablado mucho de esta prueba en los últimos meses. El miedo a lo desconocido, a lo no practicado antes, era lo que nos hacía temblar al escuchar las palabras ULTRATRAIL. Finalmente llegaron las fechas marcadas 17, 18 y 19 de Abril . Parecía que todo estaba preparado, incluso el tiempo acompañaba, pese a que habían dado lluvias en la zona.

1º ETAPA: HARO – ERMITA DE SAN FELICES. Prueba de 13 km, con una salida especial. Se trataba de una cronoescalada. Cada corredor salía individualmente cada 30 segundos. Nuestros 2 ultratrail imperiales salieron con 2 minutos de diferencia, pero el más rápido iba primero, así que nunca el segundo alcanzaría al primero. Con un desnivel marcado de 444 metros, y un terreno combinado de asfalto, y pistas de tierra, fueron enfocando la carrera, el corredor imperial más veloz, Juan Carlos Escolar, fue adelanto a corredores en su crono y corriendo más rápido de lo esperado. El segundo corredor imperial, Enrique Cerdeño, con la mente bien fría, y pensando en todo el fin de semana que tenían por delante, fue conservador en los primeros km, y según fue observando que el desnivel no era tan pronunciado fue dosificando sus fuerzas para terminar con un buen ritmo. Al finalizar la jornada, muy buenas sensaciones para todos.

2º ETAPA SAN ROMÁN DE CAMEROS –ENCISO. Al día siguiente, y tras la cronoescalada tocaba desplazarse a la zona de los cameros, para correr la 2ºEtapa, que constaba de 26km con 700 metros de desnivel. En esta etapa participaron más corredores, ya que según la organización, también se podría correr individualmente esta etapa. Así de esta manera se reunión más de 500 atletas en la salida. Ambos corredores imperiales con estrategias diferentes, trataron de hacer su mejor tiempo. Juan Carlos Escolar, decidió arriesgar y tener un inicio rápido, que posteriormente le pasó factura. Dolores en el tobillo y desgaste muscular durante toda la carrera. El otro corredor imperial, Enrique Cerdeño, siguió con su objetivo de dosificar, y fue constante durante toda la carrera, sin dolores musculares más allá de los propios de los km acumulados.

La prueba transcurría por diversas sendas paralelas a ríos y arroyos, que había que cruzar, los pies se encharcaron en varias ocasiones, cosa que dificultaba la carrera. El primer ascenso, de pendiente gradual desgastó bastante a los corredores, pero aún más, los dos toboganes que les esperaban en el km 20. Entre todos los corredores se comentó que esta prueba fue más dura de lo que se esperaba. De hecho muchos participantes cuyo objetivo era terminar las 3 etapas, abandonaros en la 2 etapa, por precaución o lesión.

3ºETAPA SAN MILLÁN DE LA COGOLLA –EZCARAY. Tocaba la etapa decisiva. Una maratón de montaña. 42 km con más de 1200 metros de desnivel. Ascendiendo al pico más alto de la Rioja, San Lorenzo, 2271 metros. Era la primera vez que el corredor imperial, Juan Carlos Escolar, corría la distancia de la maratón, y la cuarta para el segundo corredor, Enrique Cerdeño, aunque si bien es cierto, que no tienen nada que ver una maratón de asfalto con una de montaña. En primer lugar, los ritmos son muchos más lentos en montaña, tiendes a regular más, ya que sabes del sobresfuerzo que sometes a tu cuerpo, el cardio es más lento, y los músculos son diferentes. Aún así, sin apenas experiencia en este tipo de pruebas allí se encontraban los dos corredores imperiales, a las 9 de la mañana, con 4 grados de temperatura preparados para afrontar la carrera más dura de sus vidas hasta el momento.

Se dio la salida, un primer km de senda con subida, para recordar que estábamos en una carrera de montaña, allí los corredores ya se iban posicionando. Transcurrido este km, habría unos 10 km de asfalto con ligero ascenso de pendiente que para los corredores más rodadores les vino muy bien. A continuación venían pistas con pendientes más pronunciadas, donde la gente empezó a andar, a sacar sus bastones y el que podía a trotar. En esta ocasión los dos corredores imperiales usaron dos técnicas diferentes:

El primero, en esta ocasión Enrique Cerdeño, iba corriendo a ritmo lento pero seguro, a su paso, coincidió con un corredor de Calahorra, de club Calagurris, que tenían la misma mentalidad de carrera. De hecho sus tiempos en la primera etapa habían sido semejantes. Así, a trote de poco a poco, llegaron rodando hasta el km 24, aunque en el Calahorrano se desprendió del Imperial según iban ascendiendo. En el trayecto se encontró con Javi Veci, gran amigo, y compañero de Beer Runners Logroño. Poco después le sobrepasaría de nuevo.

El segundo, Juan Carlos Escolar, saco sus bastones y se puso andar, también a ritmo seguro, junto con Sergio Lascas, gran conocedor de la montaña, y acostumbrado a estas etapas de largas distancias. Pese a que iban con dos técnicas diferentes, ambos corredores imperiales, mantenían un ritmo parecido y una distancia constante entre ellos. De hecho cerca del km 24, Juan Carlos y Sergio, alcanzaron a Enrique.

Juntos tomaron el avituallamiento del km 24, y emprendieron el ascenso final a la cima del San Lorenzo. Quedaban 2km, de Niebla, frió, (-4ºC aprox) Aire, visibilidad nula. En seguida se separaron y Enrique quedó atrás. Ascenso muy duro, con camino poco marcado, y donde los corredores se guiaban por gritos e intentando no separarse demasiado. En la cima, no se podía estar durante mucho tiempo, pese a ello, Enrique aprovechó para hacerse una foto, que dejaba testigo de que estuvo allí.

Una vez coronado el San Lorenzo, 2271m, tocaba bajar. Y la bajada era por una pista de esquí. La famosa pista de esquí de valdezcaray. Así más de 2 km bajando con más de medio metro de nieve, fueron bajando los corredores, muchos de ellos un poco desubicados tras el ascenso.

Posteriormente tomaron una senda pedregosa y de bajada muy pronuncia, muy técnica y de fácil caída. Así unos 2 km más. Aquí las piernas, rodillas, uñas, plantas, sufrieron mucho. Para compensar tanto dolor, los siguientes km serían pon una senda de hierba muy blanda, donde parecía que corrías por un manto de nubes, después de lo pasado anteriormente. Las vistas eran espectaculares, valles de montañas por todas partes.

En el km 35 otro tramo de senda con piedras y raíces que se cruzaban hacía ralentizar los ritmos y poner la mirada en el suelo para evitar caídas.

En el último avituallamiento indican que sólo quedan 6 km, de bajada por un hayedo. Así fue, de una preciosidad inmensa, un descenso cómodo, que quien tuviera fuerzas en esos instantes podría recuperar varios minutos. En el caso de los corredores imperiales, uno por cansancio y el otro por el dolor de las uñas, reservaron para poder llegar cómodamente.

Llegada a Ezcaray, un par de km por asfalto y allí estaba la meta, con 14ºC de temperatura, entre las 2 y las 3 de la tarde llegaron ambos. Después de toda la mañana corriendo por el monte, se abrazaron a sus compañeros y disfrutaron de haber conseguido ser finisher en la ULTRATRAIL RIOJA WINE, 83 KM después, con 2400 metros de desnivel, en menos de 48 horas.

No hemos querido comentar cronos, ya que en las carreras de montaña, como bien hemos aprendido, los tiempos no son lo más importante. Pese a ello, este es la clasificación imperial:

Puesto General

Tiempo Total

Nombre

Haro -Ermita

San Roman -Enciso

San Millan -Ezcaray

Posición Tiempo Posición Tiempo Posición Tiempo

84

8:52:07

ESCOLAR GIL, Juan Carlos

54

0:57:11

114

2:58:10

87

4:56:46

115

9:42:44

CERDEÑO GÓMEZ, Enrique

116

1:03:07

132

3:05:16

123

5:34:21

Agradecer a todos nuestros compañeros de batallas, Nutrium, Beer Runners Logroño, Deportes Ferrer y todos y cada uno de vosotros que habéis vivido esta carrera desde fuera, pero que parecía que corríais con nosotros. A todos.. muchísimas gracias.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s